¿Qué es la Depilación Láser? | Lasermedik, tu centro de belleza y salud en Vitoria

¿Qué es la Depilación Láser?

La fotodepilación (depilación mediante luz) es actualmente la tecnología más rápida y efectiva para la eliminación permanente de pelo pigmentado no deseado, en cualquier parte del cuerpo.

El número de folículos pilosos que tiene la piel de cada individuo viene determinado por nuestro material genético, así como el grosor, color y largura que tendrá en un futuro.

Al nacimiento, el vello denominado lanugo, es casi inapreciable; A medida que nos desarrollamos, especialmente en la pubertad y años inmediatamente posteriores, un cambio hormonal hace que el vello de determinadas partes de nuestro cuerpo se haga más grueso y por lo tanto visible.

Hasta ahora, los métodos de depilación más utilizados (cera, pinzas, cuchilla, cremas...) hacían que el vello desapareciera solo temporalmente ya que no dañaban en modo alguno los folículos pilosos que emiten el pelo.

Actualmente contamos con los tratamientos láser de depilación que inhabilitan al folículo piloso para emitir nuevo vello.

Utilizando los equipos correctos en cuanto a longitud de onda (entre 700 y 1400nm), fluencia (julios/cm2), duración de pulso (en milisegundos) y frecuencia de pulsos (hertzios), conseguimos elevar la temperatura del folículo piloso lo suficiente para inhabilitarlo en su función de emitir nuevos vellos, sin dañar el resto de estructuras de la piel, consiguiendo una depilación permanente.

Aún así, una sesión no es suficiente para conseguir nuestro propósito ya que los folículos pilosos son muy resistentes. Los numerosos folículos de cada zona están sujetos, independientemente, a unas fases de crecimiento que periódicamente se repiten dando lugar a la sucesiva regeneración del vello que emiten. Cuando estos folículos están en la fase "anagénica" de crecimiento son más vulnerables al tratamiento y quedan afectados de tal manera que no vuelven a producir vello. Si no están en esta fase concreta, las células quedan dañadas pero pueden volver a recomponerse volviendo a su función habitual. Es por ello que las sesiones de tratamiento han de repetirse cada cierto tiempo hasta conseguir llegar en la fase adecuada a los diferentes folículos. Una vez conseguido el objetivo, el folículo inhabilitado no volverá a emitir vello nunca más. Por eso hablamos de una depilación permanente.